Hombres, caballos y máquinas se abren paso entre los escombros del paisaje destruido de Europa. Permiten únicamente un pequeño “sendero” por donde solo pasa un carro o una fila de hombres. En los margenes queda la vida derruida. Las imágenes tomadas en la llamada “Gran Guerra” son objeto de una fascinación especial, una extrañeza al contemplar un mundo tecnológico que avanza aplastando a otro anterior. Los rostros oficiales de la guerra, retratados por un fotógrafo autorizado o por un camarógrafo -que disponía el “set” para mayor gloria de la guerra- provocan extrañeza. Quizá por la serenidad de los rostros, por la aparente alegría de las escenas. Pero la otra cara de la imagen bélica fue tomada desde cerca. Pierre Henry Givord (1872-1960), oficial del ejército francés, tenía permiso para acercarse. Sus imágenes, igualmente tomadas tras la batalla, transmiten la abrumadora actividad de la impresionante maquinaria militar. Captan el momento después de la batalla, cuando todo ha quedado en ruinas.
En 1999 La Casa de la Imagen de Logroño rescató de un mercadillo de Tánger una colección con 500 imágenes de cámara estereoscópica en negativo, guardadas en diez cajitas de madera. El hallazgo casual ha sido motivo de una larga investigación histórica, fotografía a fotografía, comenzando con en trabajo para determinar la autoría del fotógrafo, al que podían ver en la fotos, pero cuya identidad desconocían. La colección se ha restaurado, catalogado y digitalizado y ahora la muestra el Museu Valencià d’Etnología acompañado de un ciclo de cine y conferencias.

74 G

La exposición recorre detalladamente el frente occidental, tratando aspectos como el inframundo de las trincheras (“A ras de suelo”), la industrialización de la guerra (“Carne y acero”), la masiva movilización de tropas (“Carne de cañón”), la destrucción sistemática de Europa (“Los desastres de la guerra”) y la internacionalización del conflicto (“Sin fronteras”).

alzado web b-2

Nuestra propuesta organiza estas secciones modulando las paredes con grandes ampliaciones y una gama de colores que remiten a lo militar y que recuerdan el barro de las trincheras y los cráteres de los obuses, creando una escenografía acorde al tema y a las fotos originales.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit